Callejuelas

Publicado: mayo 25, 2016 en personal

Madrugo, abro la ventana y no te veo, me ducho mientras un negro café es calentado por el fuego, escupe humo hirviendo, me visto, me asomo de nuevo mirando a la puerta del portal, estoy a miles de kilómetros y aún así tengo la esperanza que me llames y oír te he venido a ver…

Pillo mi cámara, salgo a retratar escenas urbanas, con atención al móvil, quien me cruzo por si acaso eres tú, recorro y me pierdo por las calles más estrechas y rebuscadas, como un día me perdí por tu cuerpo y lo recorrí como nunca lo había hecho, como sí nunca en la vida lo hubiera visto, pero me sabía al milímetro cada marca de tu piel.

Regreso con el corazón vacío, pero allí estas en la cama tumbada, esperando a que llegue, nos perdemos entre las sábanas, recorro tu cuerpo besándolo, excitándolo, delicadamente llevándote a los infiernos, para después rescatarte, mirando esos ojos como el mar…

Me despierto y vuelta a la rutina pensando si otra noche volverás…

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s