Archivos para noviembre, 2013

Momentos perfectos

Publicado: noviembre 28, 2013 en personal

Siempre he oído que los momentos perfectos no existen, que no pueden suceder, que no hay nada que hacer, contigo se que existen, y porque… Pues porque cada segundo que pasamos que compartimos, en persona como por otros medios hacen que sea perfecto, único e irrepetible, no cambio tu compañía por nada ni nadie ni por uno de mis sueños, ni por todos porque cada segundo compartido contigo ya es un sueño. 😉

 

Anuncios

1 Up

Publicado: noviembre 24, 2013 en personal

Siempre en algún momento la vida es dura y nadamos por un mar angosto, a veces hasta vemos la orilla pero por más que nademos no llegamos,  a veces me he sentido perdido, pero desde que te tengo cerca, por que estas aquí, me siento con fuerza. No eres algo que forma parte mí vida, eres un apoyo y eres una confidente, alguien en quien le puedo contar todo, o salir corriendo solo para que me de un abrazo y que cada momento que paso contigo es diferente, porque me da igual un café, ver la tele o simplemente estar sentados sin hablar, cada momento es único, se que nada va a hacer que te vayas y eso aún lo hace todo mejor. Solo quería darte las gracias y que supieras que cada momento contigo es bueno, especial, único y que me llena de alegría y de fuerza para seguir luchando por mis sueños.

VERSOS SENCILLOS

Cultivo una rosa blanca
en julio como en enero,
para el amigo sincero
que me da su mano franca.

Y para el cruel que me arranca
el corazón con que vivo,
cardo ni oruga cultivo:
cultivo una rosa blanca.

(José Martí, Cuba, siglo XIX)

Al atardecer

Publicado: noviembre 3, 2013 en personal

Llega la oscuridad, se va el sol, miro al cielo no hay luna, no hay luz, pero no importa tus ojos brillan, los puedo ver, llegan hasta aquí, me deslumbras si te miro fijamente, que me dan ganas de navegar por ellos y perderme por tu cuerpo, perderme hasta llegar a tu corazón y naufragar toda la vida allí, encallar en tu sonrisa y no salir de ella, que no pasen las horas ni los días, ni que vengan las olas del mar que me arrastren a las profundidades del mar angosto.

Quiero sentir tu calor en mi interior, en cada abrazo, mirada y palabra, quiero tenerte cerca que no te vayas, ni te escapes. Quiero tantas cosas, pero aún no puedo tenerlas, pues no he llegado a tu isla, ni he podido quedarme allí, fabricar mi choza y sonreír por tenerte a mi vera sentados en la playa, pero lo conseguiré y lo haré.