Archivos para abril, 2012

Amanecer parte I

Publicado: abril 6, 2012 en personal

Esta amaneciendo las gafas rockeras no pueden faltar, la luz va iluminando las calles, con sorpresa y con tristeza, llenas de soledad, llenas de historias tristes, de canciones perdidas, de ilusiones que corrieron tras una esquina, tras un sueño que se escapaba con miedo pasando las baldosas de las aceras sin mirarlas, huyendo.
Una música suena por una ventana abierta, el frío llena la habitación vacía, la luna se marchó sin decir adiós, una chica que podría ser protagonista de cualquier anuncio de televisión, con el rostro iluminado, aún con la cara dormida, sonríe, su rostro pasa a iluminar todo a su alrededor, cierra la ventana y se marcha, como la vida perdida, como  las oportunidades que pasan y el tren toma por destino otra estación, viajando por el mundo, buscando pero sin encontrar una nueva parada donde recarga o soltar la carga un día mas.
 Sigo vagando por la ciudad, no hay nada mas bonito que un amanecer paseando, divagando, conociendo como se despierta la ciudad donde vives, llego a un nueva calle, llena de camiones empieza los negocios a abrir, huele a café detrás de una puerta de cristal, se oye desde la calle que el frío vuelve a achuchar, es hora del primer café de la mañana, hoy no se cuantos caerán, la gente algunos felices, otros tristes, unos ríen recuerdan batallas de cuando eran niños y adolescentes, en parte normal están en un refugio a pie de la selva de la ciudad.
Salgo les dejo disfrutando necesito de nuevo soledad, sigo con el camino me pongo los cascos es hora de música hay que despertar, o de seguir con el ánimo no se puede fallecer una mañana mas, huele a humedad, cierro los ojos y aspiro por enésima vez huele a piedra mojada, a ¡tierra húmeda! Maravillosa sensación.
Sigo avanzando, la ciudad empieza a despertar, la soledad ya solo la llevan las personas, que van caminando solas, pensativas o aun dormidas sin que su cuerpo se acabe de activar.
Llego después de un rodeo a mi casa, no quería venir hoy pero tampoco podía irme sin más, abro la puerta dejo las llaves en la mesa, la chupa reposa sobre el sofá, las gafas con gotas en los cristales, abiertas reposan sobre la mesa rozando las llaves, noto que me esperan paso por la habitación la observo la miro, otra noche la luna se ha escapado entre las rendijas de mi ventana, el frio la domina con una ventana cerrada, me acerco al baño allí esta mi pequeñín, este no me abandona, se restriega me mira pide mimos, ronronea, me voy al sofá se tumba a mi lado pidiendo mimos, mientras el portátil encendido, se come las palabras que guardara de una mañana más…y las que quedan de palabras enlazas por inventar.


Anuncios